Se encuentra usted aquí

UNIDOS CONTRA EL HAMBRE

Tema: Lucha contra el hambre, evitando el desperdicio y ayudando al medio ambiente.

Nombre de la escultura: ¡Unidos contra el hambre!

Esta obra parte de un interés por reflexionar acerca de la lucha contra el hambre logrando así cierto estado de consciencia en todas las personas que han trabajado alrededor del proyecto.

Es una invitación a meditar sobre nuestro futuro, auxiliados por donaciones de comida en lata. Se aprecia ante nuestros ojos una figura heroica que se apoya un tenedor simbolizando el deber de todos, respecto de la responsabilidad que nos atañe como ciudadanos del planeta, para lograr, desde acciones individuales, impactos colectivos y globales disminuyendo los niveles de hambruna mundial.

A pesar de que la imagen encierra una poética propia, ella se encuentra rodeada de basura, elementos que demuestran el desperdicio de la humanidad. Es sabido que los índices de desperdicio de comida son contradictorios con la necesidad de consumo que existe, especialmente, en personas con escasos recursos; es casi una práctica común que alimentos en buen estado sean desechados por parte de quienes poseen cierta facilidad para el acceso a la comida. El tacho de la escultura, representa, precisamente, una realidad que debe combatirse y cuyo contenido cada vez debe ser menor. Menos alimentos desperdiciados y más personas accediendo a él.

En un juego de asociaciones, la escultura incorpora otro elemento: una caja, que representa las donaciones y la solidaridad expresa del ser humano, ante la imposibilidad o dificultad de otras personas para conseguir sustento alimenticio. La caja representa también una oportunidad, para generar compromisos debidamente organizados que contribuyan a la recolección de alimentos que ayuden a palear una problemática como el hambre.

La figura humana que se incluye en la escultura es, seguramente, el centro de generación de ideas y acciones que luchen contra el hambre en el mundo. No se entiende una acción solidaria, sin la conciencia del ser humano y, sobre todo, sin la responsabilidad del hombre frente a realidades que denigran la condición humana. En un planeta de recursos diversos, el hombre cuyas condiciones posibiliten un mejor nivel de vida, guardan compromisos naturales para solventar un desarrollo igualitario y el acceso de fuentes de vida en condiciones estables por parte de todos. El tenedor de la estructura, es el símbolo de lucha contra el hambre; representa una suerte de poder, para no desperdiciar, para dar, para capturar oportunidades y recoger acciones solidarias y que trabajen para el bienestar común.

Para el lograr el propósito de construcción, se utilizaron 1946 latas, cuyos gramajes varían en función de cada una de las partes de la estructura.